Un paso atrás en publicidad

cocinado por Javier Cerezo con ingredientes , , y 3 comentarios
Recientemente The Economist y su agencia CLM BBDO han repetido colaboración, como ya hicieran a finales de 2012 con la radiografía de la economía francesa, para su último especial que gira alrededor de la encriptación de información.

Para lanzar este número, han colocado en los andenes de la estación de tren del norte de París y en el aeropuerto de Niza unas marquesinas únicas que sólo pueden leerse cuando el usuario retrocede una distancia suficiente. La idea destaca por su sencillez y resume perfectamente el leitmotiv de esta edición con un efecto óptico muy llamativo pero con esconde un 'pero' reseñable ¿Que usuario observa la publicidad mientras camina hacia atrás?

The Economist

Vía Paper Plane

comparte, no seas avaricioso

+
Compartir Compartir Compartir Compartir Compartir Compartir Compartir Compartir

HAY 3 comentarios

bolsas para tiendas ha comentado...

Una muy buena idea. Es genial

18 de febrero de 2013, 9:46

Anónimo ha comentado...

no es que tengas que ir para atrás... será que si estas a distancia la ves si te acercas ya no lo ves...

18 de febrero de 2013, 10:43

Asesorias ha comentado...

Es algo novedoso, pero creo que internet es la mejor forma de hacer publicidad en estos tiempos.

25 de febrero de 2013, 3:07

Publicar un comentario en la entrada

Por favor, respeta el resto de opiniones. Insultos y comentarios fuera de lugar, como el spam, serán borrados.